De la revolución verde a la lucha por la soberanía alimentaria con la agroecología como práctica.

De la FUNPROCOOP (FAO, 2017. Experiencias en Soberanía Alimentaria):

FUNPROCOOP es una organización no gubernamental fundada en 1967, que busca contribuir a la construcción de una nueva cultura política, democrática, ética y humana en las organizaciones campesinas y populares en general, mediante la implementación de procesos de educación popular.

Desde sus inicios se ha dedicado a la organización y capacitación de distintos tipos de cooperativas y de federaciones de cooperativas.  En 1970 se construyó y se puso en funcionamiento la Granja Escuela de Capacitación Agropecuaria, conocida comúnmente como GECA, ubicada en el municipio de Nueva Concepción, Departamento de Chalatenango; FUNPROCOOP fue pionera de la agricultura sostenible, y en 1987 la GECA incursionó en el campo de la investigación, validación y capacitación en agricultura orgánica y sistemas de producción sostenibles como una manera de contribuir al rescate del medio ambiente y de la construcción de la Soberanía Alimentaria, en relación con la Universidad Chapingo de México y el Movimiento de Agro-ecología de América Latina.

En los años 80, durante el período de la guerra, ejecutó programas de asistencia humanitaria y programas de reubicación en cooperativas y comunidades, trabajó también en coordinación con organismos de la ONU, ACNUR y del gobierno de El Salvador, en la repatriación y asentamiento de la población desplazada en nueve repoblaciones del país; en ambos casos se participó en programas de reinserción productiva y social.

La Fundación ha privilegiado la metodología de educación popular, por considerarla más adecuada para trabajar con sectores históricamente marginados, como es el caso de las y los campesinos. La experiencia de FUNPROCOOP en la aplicación de la metodología de educación popular le ha valido el reconocimiento de algunos gobiernos municipales, quienes le han buscado para apoyar sus esfuerzos de desarrollo local, que requieren procesos de capacitación y organización. Con ello FUNPROCOOP ha incursionado en un nuevo espacio de trabajo con las municipalidades.

En la actualidad la Fundación continúa aportando su experiencia en las áreas de organización comunitaria, asistencia técnica para el desarrollo productivo, medio ambiente y programas de formación con enfoque de educación popular con campesinos empobrecidos, pequeños productores organizados en cooperativas y otras formas de organización que estén dispuestos y comprometidos con la transformación de la sociedad en lo económico, social y político, desde nuevas formas democráticas, éticas, valores y principios humanos en sus prácticas de trabajo, lo cual contribuye para el fortalecimiento y construcción de la Soberanía Alimentaria en El Salvador.

La mayoría de las cooperativas de FUNPROCOOP abarcan los departamentos de San Salvador, La Libertad, Cuscatlán, Chalatenango, Santa Ana, San Vicente, Usulután y Cabañas. Bajo la cobertura de programas de educación, créditos, asistencia técnica y comercialización de las producciones de occidente, Chalatenango, San Vicente y Usulután.

FUNPROCOOP también es afiliada a La Vía Campesina nacional, regional e Internacional, la cual tiene fundamental importancia en el debate y trabajo por la Soberanía Alimentaria, y la relación entre organizaciones campesinas es un importante factor de fortaleza y desarrollo del trabajo por la Soberanía Alimentaria, y el desarrollo del campo salvadoreño.

Del cooperativismo en El Salvador (Memoria histórica de FUNPROCOOP, 2012 ):

Desde la forma de organización de nuestros pueblos originarios  desde donde se evidencian formas de cooperación y solidaridad comunitaria; de igual forma como estos valores pueden encontrarse  en otras culturas, pueden evidenciarse prácticas que muestran al ser humano como un ser cooperativo y solidario

Con las transformaciones surgidas en Europa durante el siglo XVIII surgieron las primeras asociaciones de tipo cooperativo en la Península Ibérica, mientras era la época colonial en nuestro país donde este movimiento fue acogido con interés por las clases trabajadoras. Así en el periodo de las dos Guerras Mundiales ( 1914-1950) en el Salvador se reportan 25 cooperativas de obreros, artesanos, empleados y pequeños productores.

En 1950 con el apoyo de la AID norteamericano y propiciada por la nueva constitución dela república ( 1950) se da un auge de las cooperativas de ahorro y crédito en el sector urbano orientadas a la clase trabajadora. la otra corriente del cooperativismo en El Salvador fue orientado hacia el sector campesino con la Iglesia Católica a través del secretariado social inter-diocesano en coordinación de las parroquias en las diferentes diócesis bajo el auspicio de Monseñor Luis Chávez y Gonzales a través de la agencia de cooperación de la Conferencia Episcopal de Alemania por medio de MISEREOR, movimiento que finalmente se constituyó en la Fundación Promotora de Cooperativas ( FUNPROCOOP) iniciando con al formación de grupos pre-cooperativos

historia1

Con ambas corrientes de cooperativismo y auge del movimiento en el país, bajo el gobierno de Fidel Sánchez Hernández promulgó la Ley General de Asociaciones Cooperativas según decreto legislativo No. 560 del 25 de diciembre de 1969, mediante la cual se creó el Instituto Salvadoreño de Fomento Cooperativo (INSAPOCOOP) que permitió a la Iglesia Católica y la AID a legalizar las cooperativas e inscribirlas en dicho instituto para obtener la personería jurídica. Una vez legalizadas las cooperativas se crean FEDECACES y las cooperativas legalizadas de FUNPROCOOP se constituyeron en tres federaciones: Las cooperativas agropecuarias en Federación de Cooperativas Agropecuarias de El Salvador FEDECOOPADES de R.L., las cooperativas de consumo en la Federación de Asociaciones cooperativas de Consumo FEDECONSUMO de R.L y las cooperativas del transporte se organizaron en FENACITES de R.L. y las cuatro federaciones constituyeron la Confederación Nacional de Asociaciones Cooperativas de El Salvador COACES de R.L. Además se apoyó a la organización de grupos solidarios que posteriormente se constituyeron en la Asociación Nacional de Pequeños Productores Agropecuarios ( ANTA) cuya reivindicación principal era el acceso a la tierra pero posteriormente organizaron otros grupos de cooperativas para el acceso a la tierra y le llamaron FEDECOOPS de R.L.

La mayoría de cooperativas de FUNPROCOOP abarcaban los departamentos de San Salvador, La Libertad, Cuscatlán, Chalatenango, Santa Ana, San Vicente, Usulután y Cabañas. Bajo la cobertura de programas de educación , créditos, asistencia técnica y comercialización de las producciones de occidentes, Chalatenango, San Vicente y Usulután.

Los programas de Formación de la Escuela de Capactación Agropecuaria ECCA de FUNPROCOOP, fueron definidos por un equipo integrado por FUNPROCOOP, la universidad Católica UCA, la iglesia católica y la Fundación Knapp de Alemania. Estos a su vez, se inspiraron en las orientaciones de los concilios Vaticano II y Medellín.

FUNPROCOOP y las cooperativas que atendían no se escapó de la represión contra las organizaciones revolucionarias y muchos líderes y lideresas, campesinos, campesinas, catequistas, religiosos que fueron asesinados o desaparecidos; muchos líderes capacitados en ECCA fueron capturados y algunos de ellos asesinados. La estrategia de desarrollo que se venía promoviendo con las cooperativas se vino abajo al desintegrarse las cooperativas, la población buscó refugio en Honduras, Mesa Grande, San Antonio y Colomencagua, después de las masacres del río Sumpul y El Mozote.

En 1979 después de varios allanamientos del ejército a las instalaciones de la ECCA, tuvo que ser cerrada, ya que no había condiciones de seguridad. Posteriormente después de realizar un estudio político, económico y productivo de la Hacienda Chacalcoyo y la ECCA se determina la factibilidad de abrir un nuevo programa de Capacitación Agropecuaria GECA con énfasis en agricultura sostenible. En 1987 se da la re apertura de la GECA que junto con la Hacienda Chacalcoyo se convertirían en un centro experimental de agricultura sostenible con enfoque agroecológico.

A la fecha, se continúa con la proyección de trabaja en las áreas de educación, agricultura sostenible, desarrollo local, medio ambiente y salud comunitaria, y fortalecimiento institucional. A nivel nacional y sub-regional se continúa con los programas integrados a la Red Alforja, FUNPROCOOP es afiliada al Consejo Latinoamericano de Educación de Adultos CEAAL ( adscrito a las Naciones Unidas), Centroamérica por el Diálogo político CAD y Alianza Cooperativa Internacional ACI y Vía Campesina naciona, regional e internacional.

El aporte a los movimientos sociales a nivel nacional y regional continuó con la contribución a la conformación del Movimiento Popular de Resistencia 12 de Octubre, Movimiento por la Vida y la Equidad Campesina, Red Latinoamericana Contra las Represas, Movimiento Antirepresas de América Latina y a la Vía Campesina nacional, regional e internacional. También FUNPROCOOP aporta a la formación de dirigentes de ONGs nacionales, movimientos sociales y de otros países regionales.