El principio de la diversificación productiva: su práctica garantiza el abastecimiento alimentario de las familias en el campo. Es fundamental para superar la dependencia al mercado internacional de alimentos y el fomento de mercados locales de diferentes escalas: familiar, solidario, cooperativo y otras formas de asociación que garanticen la provisión nacional y regional de alimentos para los pueblos.

La diversificación de alimentos supera los problemas del monocultivos que hace a los cultivos dependientes de paquetes tecnológicos y genera la proliferación de plagas especializadas; en su lugar fomenta un equilibrio ecológico.

¡Agroeología, la práctica hacia la soberanía alimentaria!

Huerto familiar en Coatepeque: