Como una herencia cultural y natural las comunidades de la Reserva de la Biosfera Apaneca-Ilamatepec (RBAI) fueron apoyados con tres casas de semillas nativas: control de la disponibilidad de variedades por parte de los productores y productoras apoyados en la restauración de ecosistemas productivos de granos básicos.

Estas iniciativas permitirán divulgar y organizar mejor las acciones de conservación de las variedades criollas en manos de los productores y productoras que las conservan para futuras generaciones.

Con ello, podemos estudiarlas mejor e identificar los momentos oportunos para tomar las medidas que eviten una desertificación genética (pérdida de las especies) e impulsar aquellas que han sido parte de la biodiversidad nativa de la RBAI.

Las casas de semillas están ubicados en Izalco (San Luis, San Isidro y Las Lajas) y forman parte de una metodología coordinada con grupos de productores y productoras, quienes con la práctica en sus parcelas las convierten en verdaderos santuarios de la conservación, rescatando prácticas ancestrales.

Esto es posible gracias al apoyo del Fondo de Inversión Ambiental de El Salvador (FIAES) y contrapartida de FUNPROCOOP.